En la oficina


Un buen trabajo, un proyecto de éxito, un nuevo cliente: todo comienza con una agradable pausa para el café

No existe una oficina sin café. De hecho, en cualquier lugar de trabajo la pausa para el café es un momento importante. Sirve para poner en orden los pensamientos, relajarse, y como ocasión para un intercambio informal de ideas, para crear una atmósfera positiva y establecer buenas relaciones entre compañeros y clientes. En la oficina todo mejora si el café es óptimo y la pausa para el café es una experiencia gratificante.

Si eliges Passalacqua para tu empresa, gracias a la altísima calidad de nuestras mezclas y a las ventajas del sistema por cápsulas, harás un regalo agradable a tus empleados, ofreciéndoles un café siempre bueno y simple de usar. Entre otros, Passalacqua contribuirá a mejorar la imagen de tu empresa: en tu oficina tus clientes sabrán que les espera un espresso de calidad superior.

COMPRAR AHORA

ES FÁCIL
El café con el sistema a base de cápsulas es extraordinariamente simple de preparar: gracias a las monodosis cerradas, basta con insertar una cápsula y apretar un botón para obtener, en pocos segundos, un buen café cremoso.

ES BUENO
En el envase de las cápsulas el café está más prensado y por eso conserva intacto su aroma, garantizando que un espresso con un sabor más intenso respecto del obtenido con la cafetera.

ES CÓMODO
Las máquinas automáticas para el café en cápsulas dirigidas a las oficinas son pequeñas y compactas. Por eso pueden colocarse en cualquier sitio de la empresa, incluso en entornos de trabajo de dimensiones reducidas.

ES PERSONALIZADO
El sistema en monodosis también tiene la ventaja de no tener que terminar un paquete de café abierto antes de pasar a otro. En la oficina cada uno podrá elegir la mezcla que prefiera cada día.

ES COMPATIBLE CON TU MÁQUINA
Las cápsulas Passalacqua son compatibles con todas las máquinas para cápsulas. Así no tendrás que deshacerte de tu vieja máquina.

ES ECOLÓGICO
Un sistema eficiente también para el respeto del medio ambiente. Las cápsulas son monodosis de café prensado envuelto entre dos capas de papel de filtro, un material biodegradable para desechar en condiciones de humedad.